JUBILACIÓN POR INVALIDEZ. Ante el reclamo del actor, la ANSES le revocó el beneficio.

La ANSeS, en un proceso administrativo tendiente a reajustar una jubilación por invalidez, revocó el beneficio del actor. El reclamante interpuso acción de amparo, que fue rechazada en ambas instancias por no ser la vía apropiada para impugnar la resolución del organismo. Interpuesto recurso extraordinario y queja ante su denegación, la Corte Suprema de Justicia de la Nación dejó sin efecto la sentencia apelada.

La sentencia que rechazó, por exceso de rigor formal, el amparo interpuesto ante la revocación de un beneficio previsional, con fundamento en que no era la vía procesal de acuerdo a lo estipulado por el art. 15 de la ley 24.463, debe ser dejada sin efecto, pues la acción fue deducida en razón de lo inesperado del contenido de la resolución de ANSeS, que a partir de una solicitud de reajuste culminó con el dictado de un acto que suspendió al amparista la percepción del haber, quien siempre planteó que lo resuelto tenía estrecha conexión con sus posibilidades de subsistencia.

anses

Corte Suprema de Justicia de la Nación

Fecha: 21/08/2013

Partes: Acevedo de Olivera, Fernanda Emilia c. Administración Nacional de la Seguridad Social s/ (Materia: Previsional) Amparos y Sumarisimos

Acevedo de Olivera Fernanda Emilla c.Administracion Nacional de la Seguridad Social s/(materia: previsional)
S.C. A. 1065, L. XLVI
Dictamen de la Procuración de la Nación:
Suprema Corte:
-I-
Los integrantes de la Sala 1 de la Cámara Federal de la Seguridad Social confirmaron la sentencia de la anterior instancia, que rechazó la acción de amparo intentada contra la resolución administrativa de la A.N.Se.S por la que el organismo previsional revocó el beneficio de jubilación por invalidez del actor (ver fs. 2 y 3 del presente cuaderno de queja, al que me referiré de ahora en más, salvo aclaración en contrario).
Para así decidir, los magistrados, de conformidad con lo dictaminado por el representante del Ministerio Público, consideraron que la vía. elegida no resultaba adecuada para resolver la cuestión planteada y que, frente a la existencia de una resolución administrativa dictada por la A.N.Se.S, se debía acudir. al procedimiento específico del art. 15 de la ley 24.463.
Contra dicha resolución, la actora interpuso un recurso extraordinario que fue denegado, motivando la presente queja (v. fs. 10/22, 23 y 26/35).
-II-
Se agravia el quejoso, con base en la doctrina de V.E. sobre sentencias arbitrarias, e invoca los artículos 14, 14 bis, 17, 18, 19, 28 Y 31 de la Constitución Nacional, por considerar que la resolución recurrida contraría a sus derechos, fundamentalmente, los de propiedad y defensa enjuicio.
Indica el apelante que la resolución impugnada se apartó de la normativa vigente, porque los tribunales prescindieron de lo establecido en el arto 72 in fine de la ley provincial n° 4558. Puntualmente, aclara, que dicho artículo alude al carácter definitivo del beneficio previsional por invalidez, lo que. -a su juicio- se asemeja a irrevocable y no fue ponderado por los magistrados al convalidar judicialmente la decisión del ente jubilatorio.
Sostiene, que los jueces transformaron el régimen de incompatibilidad previsional en una causal de pérdida automática del derecho a la prestación. Arguye en ese sentido, que el resolutorio impugnado al desconocer los supuestos fácticos resultó un irregular e ilegítimo ejercicio de la potestad revocatoria previsional, sin la cautela necesaria para actuar en estos casos.
Pone de resalto, estrictamente en lo procedimental, que el fallo recurrido se apartó de doctrina de V.E. avasallando su derecho de defensa enjuicio; insiste, en que la AN.Se.S, previo a resolver de la manera que lo hizo, no le otorgó oportunidades procesales adecuadas, dejándolo en la práctica sin posibilidad material de ofrecer ni producir probanzas acordes a su derecho.
En el recurso extraordinario que acompaña como parte de esta queja alega, citando jurisprudencia de ese Alto Tribunal, que la vía procesal elegida es la correcta a partir de la gravedad de su situación y de la suficiencia de las pruebas que obran en la causa para resolver el caso.
-III-
Primeramente, debo decir que la sentencia que rechaza el amparo es asimilable a definitiva cuando se demuestra que lo decidido causa un agravio de imposible o dificultosa reparación ulterior, situación que se advierte si el apelante acreditó la verosimilitud de la lesión a sus derechos, que en atención a la naturaleza de los daños invocados y afectados, al de su propia subsistencia, sólo podrán alcanzar una protección ilusoria por las vías ordinarias. Por otro lado, el perjuicio que supondría para el interesado verse obligado a reiniciar la causa luego de transcurridos nueve años desde el inicio de este proceso acredita suficientemente la índole irreparable del gravamen (ver fs. 16).
Sobre esa base, estimo que los agravios esgrimidos justifican su examen en esta excepcional instancia pues, si bien la acción entablada no está destinada a reemplazar medios ordinarios, excluirla por la existencia de otros recursos no puede fundarse en apreciaciones meramente rituales e insuficientes, toda vez que la institución tiene por objeto proteger en forma efectiva los derechos más que ordenar o resguardar competencias (Fallos: 320:1339, 2711; 321:2823; y, más recientemente, S.C.T. 57, L. XLVI “Toloza, Raúl Omar c. AN.Se.S s/amparos y sumarísimos”, sentencia del 29/05/2012).
Pienso que ello es precisamente lo que ocurre en autos, por cuanto se aprecia con claridad que el tribunal no ponderó, con el rigor que es menester, los planteos llevados por el actor para su consideración dado que, desde que se interpuso la demanda, siempre hizo saber que el planteo de revocación del acto administrativo de la AN.Se.S, tenía estrecha conexión con sus posibilidades de subsistencia.
Tampoco resulta razonable la conclusión del a quo en cuanto a que entendió no apta la vía procesal en virtud de la existencia de una resolución de la AN.Se.S de acuerdo a lo estipulado por el artículo 15 de la ley 24.463. Así lo pienso pues el amparo se interpuso en razón de lo inesperado del contenido de dicha resolución, ya que a partir de una solicitud de reajuste del beneficio, se culmina con el dictado de un acto que suspendió al accionante la percepción del haber jubilatorio.
Se debe señalar también que, en principio con la prueba aportada, es posible darle una correcta solución al litigio, siendo factible y justificado, en virtud de la materia de que se trata y las condiciones del amparista, disponer las medidas que eventualmente el tribunal considere conducentes máxime cuando no fue alegado este déficit probatorio en la sentencia.
El excesivo rigor formal que denota la decisión recurrida no tuvo en cuenta la doctrina de la C.S.J.N., según la cual cuando se juzgan peticiones sobre derechos alimentarios, los jueces tienen el deber de actuar con extrema cautela, de modo de no afectar los fines tutelares de la prestación previsional (Fallo del 20/0312012 dictado en la causa S.C.S.835 L.XL V “Saldaña, Ricardo Roberto c. AN.Se.S s/prestaciones varias”).
En tales términos, opino que corresponde hacer lugar a la queja, declarar procedente el recurso, dejar sin efecto la sentencia y mandar a que, por quien corresponda, se dicte una nueva con ajuste a lo indicado. Buenos Aires, 6 de marzo de 2013. M. Alejandra Cordone Rosello (Procuradora Fiscal Subrogante)
A. 1065. XLVI
RECURSO DE HECHO
Acevedo de Olivera, Fernanda Emilia el Administración Nacional de la Seguridad Social s/(Materia: Previsional) Amparos y Sumarísimos.
Buenos Aires, 21 de agosto de 2013.
Vistos los autos: “Recurso de hecho deducido por la actora en la causa Acevedo de Olivera, Fernanda Emilia cl Administración Nacional de la Seguridad Social si (Materia: Previsional) Amparos y Sumarisimos “, para decidir sobre su procedencia.
Considerando:
Que esta Corte comparte los fundamentos y conclusiones del dictamen de la señora Procuradora Fiscal subrogante, cuyos términos se dan por reproducidos por razón de brevedad.
Por ello, el Tribunal resuelve: hacer lugar a la queja, declarar procedente el recurso extraordinario y dejar sin efecto la sentencia apelada. Agréguese la queja al principal y vuelvan los autos al Tribunal de origen a fin de que, por medio de quien corresponda, proceda a dictar un nuevo fallo con arreglo a lo expresado.
Notifíquese ydevuélvase. — Ricardo Luis Lorenzetti. — Elena I. Highton de Nolasco. — Carlos S. Fayt. — Juan Carlos Maqueda. — E. Raúl Zaffaroni.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s