EXCEPCION DE PAGO PARCIAL Ejecución de un pagaré emitido por un préstamo personal. Falta de recibos de pago. Procedencia de la excepción.

La ejecutada interpuso recurso de apelación contra la sentencia que rechazó la excepción de pago parcial opuesta y mandó llevar adelante la ejecución de pagaré por el capital reclamado. La Alzada revocó la decisión.

La excepción de pago parcial opuesta en la ejecución de pagaré, que se libró por un préstamo personal en dinero, debe admitirse, pues, si bien la accionada no acompañó recibos imputados directamente al pagaré, por las constancias de la causa y condiciones de contratación del banco ejecutante no se puede desconocer la vinculación con el préstamo y la forma de pago convenida por las partes, por lo que exigir un recibo que el banco no otorga o constancia en el recibo de sueldo de tal débito es negar la realidad de una operatoria conocida por todos y exigir una prueba que la accionada jamás podría acompañar.

CCiv. y Com., Jujuy, sala II, 2012/03/30. – Banco Macro S.A. c. González, Carmen del Valle .

2ª Instancia. — San Salvador de Jujuy, marzo 30 de 2012.

Las Dras. María Victoria González de Prada y Lilian Edith Bravo, dijeron:

Se inaugura esta instancia procesal a mérito del recurso de apelación interpuesto a fs. 39/41 por la Sra. Carmen del Valle González con patrocinio letrado del Dr. E.G. en contra de la sentencia dictada en fecha 27 de octubre del 2011 que rola a fs. 37/38 de autos.

Se agravia de la sentencia porque rechaza la excepción de pago parcial opuesta por su parte y manda llevar adelante la ejecución por el capital reclamado.

Sostiene que la sentencia es arbitraria porque practicó una superficial merituación de los elementos de convicción arrimados al proceso a los que el a quo valoró en forma parcial e incompleta.

Sostiene que su parte realizó pagos superiores a los que reconoce el actor, ya que se descontaba por débito automático de la caja de ahorro y remuneraciones, el préstamo emitido por el Banco Macro S.A. de fecha 28/05/2007 por la suma de $ 13.300,00.

Agrega que con sólo remitirnos a la documental acompañada por el banco resulta que abonó $ 9.363,76.

Manifiesta que los resúmenes de caja de ahorro constituyen un pago documentado que emanan del acreedor. Además el mecanismo de descuento de haberes es una modalidad de uso frecuente implementado por el propio banco.

Agrega que el recibo no es el único medio para acreditar el pago siendo válidas las constancias de débitos y los extractos de caja de ahorro. Por otra parte los descuentos que realiza el Banco Macro no constan en los recibos de haberes.

Formula reserva del caso federal.

Finalmente solicita se revoque la sentencia recurrida y se haga lugar a la excepción de pago parcial opuesta.

Sustanciado el recurso, comparece el Dr. Juan Sebastián Jenefes y contesta solicitando se conceda el recurso con efecto devolutivo.

Se opone al progreso del recurso. Sostiene que el demandado no acompañó recibos pertinentes que sostengan sus dichos y, la documental aportada, no tiene ningún valor probatorio.

Agrega que de toda la prueba, en ningún momento surge que los pagos que pretende hacer valer el demandado tengan relación con el título que se está ejecutando.

Manifiesta que los resúmenes de cuenta acompañados no acreditan que los pagos que pretende hacer valer el demandado tengan relación con el título que se está ejecutando.

Sostiene que de las tablas de amortización del préstamo resulta que la demandada no sólo debía abonar el capital sino que sus pagos eran imputados a otros rubros como intereses e IVA.

Formula reserva del caso federal.

Finalmente pide el rechazo del recurso.

Concedido el recurso de apelación en relación y con efecto devolutivo, se elevan los autos. Firme la providencia de integración, corresponde dictar sentencia sin más trámite.

Que corresponde hacer lugar al recurso de apelación deducido.

Que en autos el Banco Macro S.A. ejecuta un pagaré en contra de la Sra. Carmen del Valle González.

La accionada sostiene que el pagaré se libró por un préstamo personal en dinero pagadero en 60 cuotas consecutivas y mensuales las que se debitaban por débito automático de su Caja de Ahorro y Remuneraciones en pesos.

Agrega que su primer descuento fue en julio del 2007 y, por razones ajenas a su mandante, no le descontaron en forma regular.

La presente causa fue elevada a esta Sala con motivo de la apelación interpuesta en contra del decreto que declaraba la cuestión como de puro derecho y, en fecha 9 de junio del 2011 en Expte. Nº 11.656/11 resolvimos hacer lugar al recurso debiendo el a quo dictar el auto de apertura a prueba.

A fs. 28 el a quo abre la causa a prueba y, acompañados por el Banco resúmenes de la cuenta perteneciente a la accionada por el período solicitado, la demandada solicita clausura del período probatorio y que se dicte sentencia.

Que el a quo en la sentencia que se apela resuelve rechazar la excepción de pago parcial y mandar llevar adelante la ejecución.

Sostiene que de los extractos bancarios que se agregan surge que la actora ha reconocido los pagos parciales contenidos en los mismos.

Que la apelante se agravia porque, según sostiene, la sentencia es arbitraria.

Que en el caso, si bien el actor no hace referencia específica a la causa de la obligación, de las constancias de autos resulta la vinculación del pagaré que se ejecuta, con el préstamo personal convenido en la misma fecha 28/05/2007 y por el mismo monto $ 13.300.

Dadas las particularidades del presente caso, ello amerita el tratamiento de la causa de la obligación, lo contrario nos puede llevar a soluciones injustas, cuando es posible su tratamiento, lo que además, es incompatible con el fin de la tarea judicial.

En relación se diJo “Cuando en razón de la situación particularísima tanto el sentenciante de grado como el mismo accionante aceptan implícitamente la existencia de la operación de préstamo a la que alude el excepcionante, resulta absurdo que bajo la tesis que veda analizar la causa de la obligación, se deje de lado aquella operación…” (C. Civ. y Com. Azul, 41387, RSD 49 00, S, 9/5/2000).

También el Superior Tribunal de Justicia ha sostenido: “La limitación que lleva a rechazar las excepciones planteadas en el juicio ejecutivo basadas en el origen de la deuda o causa de la obligación, es un principio no absoluto … ya que en determinadas circunstancias, cuando debe prevalecer la verdad jurídica objetiva, es posible indagar por esa vía la causa de la obligación (N L.A. N 36 Fº 377/ 379 Nº 161 ). “El carácter limitado de las excepciones en el juicio ejecutivo, no puede llegar a consagrar un exceso ritual manifiesto que no se compadece con el derecho de defensa del que gozan los ciudadanos, sin otro fundamento que la mera afirmación dogmática de que ciertas defensas no resultan oponibles en esos juicios (L.A. Nº 38 Fº 125/ 129 Nº 58). “Lo que interesa, en definitiva, partiendo de los principios rectores relativos a la buena fe y a la prohibición de abusar de los derechos, es indagar la verdad jurídica objetiva, practicando todas las averiguaciones que sean necesarias” (L.A. Nº 38 Fº 130/ 132 Nº 59).

Entrando al análisis del caso en estudio, consta en la Tabla de Amortización datos de la operación nº 766274, lo que también consta en el pagaré que se ejecuta, que el préstamo personal debía devolverse en 60 cuotas y la forma de pago es “nota débito Caja de Ahorro” (fs. 169 del expediente principal agregado por cuerda).

También el Banco Macro S.A. adjuntó resumen de la Cuenta de la Caja de Ahorros en pesos de la accionada de donde resulta que, desde el 2/07/2007 se debitó durante todo el año 2007 consecutivamente el préstamo; en el año 2008 también pero, en el año 2009 se debitó en febrero y marzo $ 100,01 respectivamente y recién en 16/7/2009 $ 815,96 de lo que resulta, se acredita el pago parcial por la suma que reconoce haber abonado la accionada de $ 9.363,76.

Que es cierto que la accionada no acompañó recibos imputados directamente al pagaré que se ejecuta pero, de las constancias de autos y condiciones de contratación del Banco Macro, no podemos desconocer la vinculación con el préstamo y la forma de pago convenida por las partes.

Por lo demás, es de público conocimiento que el Banco Macro S.A. realiza préstamos a empleados estatales que son debitados de su cuenta sueldo y siempre, en garantía de pago, suscriben un pagaré por el importe convenido.

Exigir un recibo que el banco no otorga, o constancia en el recibo de sueldo de tal débito es negar la realidad de una operatoria conocida por todos y exigir una prueba que, jamás la accionada podría acompañar. Ello sin desconocer que siendo el consumidor la parte débil de la relación de consumo debe existir flexibilidad a la hora de valorar la prueba por ella acompañada.

En relación se dijo “Resulta aplicable al caso de autos el art. 42 CN. (1) que protege a los consumidores y usuarios de bienes y servicios que tiene derecho en la relación de consumo, etc. A su vez, el art. 3 ley 24240 sienta el principio de que en caso de duda, se estará siempre a la interpretación más favorable al consumidor, determinando el art. 37 que la interpretación del contrato se hará en el sentido más favorable al consumidor. No hay dudas de que en la relación jurídica contractual existente en el presente caso entre acreedor y deudor, se denomina consumidor a este último, conforme se acredita con las pruebas documentales de f. 2 (pagaré prestamos personales y fs. 3 vta., solicitud para personas físicas)” (Abeledo Perrot OnLine, 07/ 08/ 2004, Citar Lexis Nº 0003/008374; Las fronteras móviles del juicio ejecutivo de Morello, Augusto M.Kaminker, Mario E.; JA 2001 III 646).

Por lo expuesto, corresponde hacer lugar al recurso y en su mérito revocar la sentencia de fecha 27 de octubre del 2011.

Hacer lugar a la excepción de pago parcial opuesta por la demandada y, en consecuencia, mandar llevar adelante la ejecución seguida por el Banco Macro S.A. en contra de Carmen del Valle Gonzalez hasta hacerse el acreedor del íntegro pago de la suma de $ 3.668,71. Dicho monto devengará intereses conforme tasa activa que cobra mensualmente el Banco de la Nación Argentina para sus operaciones de documentos, desde la mora y hasta la fecha del efectivo pago, con mas IVA si correspondiere.

Las costas de primera instancia se imponen, atento que se hace lugar a la excepción de pago parcial opuesta a la actora en un 66,58 % y a la accionada en un 33,42 %. Las costas de segunda instancia se imponen a la actora vencida.

Diferir la regulación de honorarios de los letrados intervinientes hasta tanto se apruebe planilla de liquidación.

Por lo expuesto, la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial: resuelve: 1. Hacer lugar al recurso de apelación y en su mérito revocar en todas sus partes la sentencia dictada en fecha 27 de octubre de 2.011, la que rola a fs. 197/ 198 de la causa principal. 2. Hacer lugar a la excepción de pago parcial opuesta y, en consecuencia, mandar llevar adelante la ejecución seguida por el Banco Macro S.A. en contra de Carmen del Valle González hasta hacerse el acreedor del íntegro pago de la suma de $ 3.668,71. Dicho monto devengará intereses conforme tasa activa que cobra mensualmente el Banco de la Nación Argentina para sus operaciones de documentos, desde la mora y hasta la fecha del efectivo pago, con mas IVA si correspondiere.

3. Imponer las costas de primera instancia a la actora en un 66,58 % y a la accionada en un 33,42 %. Las costas de segunda instancia se imponen a la actora vencida.

4. Diferir la regulación de honorarios de los letrados intervinientes.

5. Registrar, agregar copia en autos y notificar. — María Victoria González de Prada. — Lilian Edith Bravo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s