PAGARÉ: Solidaridad frente al acreedor ejecutivo de los que firman al dorso del pagaré ya sea en carácter de endosante o avalista.

Son solidariamente responsables frente al acreedor ejecutivo los que firman al dorso del pagaré independientemente de la calidad en que lo hayan hecho si como endosante o avalista.

pagare

Bucci Ana M. c/ Suárez Enrique F. s/ ejecutivo

Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de Venado Tuerto

Sumario:

1.-Cabe el rechazo del recurso de apelación deducido por el codemandado en juicio ejecutivo, pues atento lo normado por el artículo 51 se impone la solidaridad a todos los que firman, quedando comprendidos como sujetos pasivos todos los firmantes del título, y cuando como en el caso, el actor ha demandado a los dos firmantes del documento, éstos están obligados a abonar la deuda más allá del carácter en que suscribieron el pagaré, y el codemandado puede ser avalista o endosante y en ambas situaciones es garante de la obligación cambiaria, no siendo del caso discutir en este proceso en qué carácter lo hizo.

2.-Toda vez que el demandado se limitó a poner su firma al dorso del pagaré, con lo cual cumplimentó todos los requisitos para ser considerado endosante del documento, siendo la característica del mismo de haber sido en blanco , responde solidariamente frente a la actora todos los firmantes del pagaré más allá de la condición que pretenden adjudicarse, la cual podrá ser discutida en el juicio ordinario posterior si es que se entabla, no pudiendo admitirse que una persona se obligue cambiariamente y luego decir que esa firma no tiene virtualidad jurídica para ello, tanto por las características de los títulos cambiarios como del presente juicio ejecutivo.

Fallo:

En la Ciudad de Venado Tuerto, a los 18 días del mes de setiembre del año 2012, se reunieron en Acuerdo los Señores Vocales Doctores Héctor Matías López, Carlos Alberto Chasco y Juan Ignacio Prola, de la Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral, para resolver en los autos. BUCCI ANA MARIA C. SUAREZ ENRIQUE F. S. EJECUTIVO-EMBARGO Expte Nro. 360-2005, venidos en apelación del Juzgado de Primera Instancia de Circuito. Hecho el estudio del juicio,se procedió a plantear las siguientes cuestiones:

1°) ¿ES NULA LA SENTENCIA APELADA?

2°) ¿QUE PRONUNCIAMIENTO SE DEBE DICTAR?

Practicado el sorteo de ley, resutó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden: Dres Chasco, Prola y López.

A la primera cuestión el Dr. Chasco, dijo:

El recurso de nulidad interpuesto por la demandada (fs. 89) y concedido por el a.quo (fs.94), no es sostenido de manera expresa en esta Instancia. Por ello y al no advertirse vicios procedimentales o en la resolución recurrida que ameriten un control oficioso, a ésta cuestión me expido por la negativa.

A la misma cuestión los Dres. Prola y López, dijeron:

Votamos tambien por la negativa.

A la segunda cuestión el Dr. Chasco,dijo:

1) El Sr. Juez de Primera Instancia de Circuito de Venado Tuerto mediante la resolución alzada (N° 503-05; fs. 86-88) decidió rechazar las excepciones planteadas por los accionados y mando llevar adelante la ejecución contra los demandados Enrique Francisco Suarez y Jorge Alejandro Suarez, en forma solidaria, hasta tanto la actora perciba la suma de Pesos Un Mil Doscientos Treinta y Cinco con Cincuenta Centavos ($ 1.235,50) con más sus intereses a razón a la Tasa Promedio Mensual (MIX), sumada, del Banco de la Nación Argentina desde la fecha de vencimiento de los pagarés base de la acción, hasta la fecha de entrada en vigencia del Decreto Nacional N° 214-02, a partir del cual se aplicará a dicha suma lo dispuesto por la citada norma legal.Le impuso a la perdidosa las costas del proceso.

Contra la misma recurrió la demandada (fs.89), siéndole concedida la apelación en relación y con efecto suspensivo (fs.94). Elevados los autos (fs. 103) y corrido que fuera el pertinente traslado, expresó sus reparos la quejosa (fs. 118-120), los que fueron respondidos por la accionante (fs. 122-124).

Se convocaron los autos a la Sala (fs.125). Luego, las partes solicitan que bajen los autos al juzgado de origen ante la posibilidad de arribar a una transacción (fs. 127), lo que así se ordenó (fs. 128). A posteriori los apoderados de las partes solicitan la nueva elevación a esta Alzada (fs. 142). Recibidos que fueran, se integró definitivamente el Tribunal (fs.154), proveído notificado y firme (fs.155), quedando los presentes en estado de ser revisados por este Cuerpo.

En cuanto a la relación de causa efectuada por el a quo, no habiendo sido cuestionada y/o impugnada por los litigantes, por razones de brevedad hago la pertinente remisión, dándolas por reproducidas en este acto.

2. Los agravios vertidos por la apelante, son los siguientes: a) porque el a quo expone como uno de los argumentos fundantes de su decisorio la falta de negativa de la deuda en forma categórica, soslayando que a fs. 36 vta, in fine, así lo hizo. Además, el Código Procesal Santafesino en su art. 475, a diferencia del CPC de la Nación, no contempla la negativa de la deuda como condición de admisibilidad de la excepción de inhabilidad de título, careciendo de todo sustento legal la expresión del a quo, aunque su representado no incurrió en esa omisión; b) Porque el sentenciante atribuyó responsabilidad cambiaria al demandado con base al art 51 del Decreto Ley 5965-63, precepto que extiende a todos los firmantes cambiales, sea como libradores, aceptantes, endosantes o avalistas.Y, en orden a incluir en algunas de esas posiciones cartulares al demandado, escogita S.S la figura del “endosante”. Que así se infiere de lo expresado por el a.quo cuando alude al art. 51 citado sin determinar, entre todos los posibles obligados que estatuye la norma, qué carácter adjudica a J.A. Suarez y porqué, argumentando el recurrente que es un grave error “in iudicando”, desarrollando su postura respecto del endoso, destacando finalmente que el actor demandó a JA Suarez por ser endosante y el a.quo tambien equivocadamente le asigna ese carácter. Que la firma de marras no tiene valor jurídico a los efectos cambiales. Por otra parte -dice- indagar en esta instancia acerca de la intención del firmante en cuanto a obligarse, excede el ámbito del “iura novit curiae”, ya que ello resultaría censurable pues se recurriría a elementos ajenos al documento violando el principio de formalismo, basándose en el simple razonamiento de suponer que a una firma en el documento debe atribuírsele significación jurídica, sin que exista ningún fundamento normativo lógico.

Por su parte, la apelada al responder dichas críticas, brega por la confirmación del decisorio por entender que el magistrado ha resuelto correctamente la litis.

3. A efectos de proceder al tratamiento de los reparos de la recurrente debo decir que, en lo que hace al primer agravio, solo el demandado Jorge Alejandro Suarez (v.fs. 36 vta) dice no adeudar a la accionante. Tal manifestación no ha sido realizada por Enrique F. Suarez (v.fs. 35).

Sin embargo, y a mérito de que nuestro ordenamiento procedimental no dispone taxativamente que debe ser negada la calidad de deudor, existiendo doctrina especializada con posturas encontradas sobre el particular, debo decir que, en mi criterio, la situación no se define por la circunstancia apuntada sino, por el carácter asumido por Jorge Alejandro Suarez con su firma en el reverso de los documentos.

Establece el art. 51 del Dec Ley 5965-63 que:”Todos los que firman una letra de cambio, sea como libradores, aceptantes, endosantes o avalistas, quedan solidariamente obligados hacia el portador. El portador tiene derecho de accionar contra todas esas personas individual o colectivamente sin estar obligado a observar el orden en que las obligaciones han sido contraídas. El mismo derecho corresponde a cualquier firmante que hubiese pagado la letra. La acción promovida contra uno de los obligados no impide accionar contra los otros, aun cuando fuesen posteriores a aquel contra el cual se ha procedido primero”.

Recuerdo que tales disposiciones se aplican al pagaré según lo normado en los arts 101 a 104 del mismo decreto ley.

Ahora bien, ninguna duda existe que el accionado Jorge A. Suarez ha estampado su firma en el documento, considerándose que lo ha hecho de forma voluntaria, ya no ha comprobado que la misma fuera apócrifa ni que fuera coaccionado para tal acto.

Atento a ello, resulta de total aplicación lo normado en el transcripto articulo 51 ya que el mencionado Jorge Suarez ha signado el documento con su rúbrica obligándose cambiariamente.

Pero, claro está, a pesar de que firmó dice que no es endosante, ni avalista, y que la firma no tiene valor jurídico.

No comparto tal expresión y me remito a lo que establece el art. 51 del Dec. Ley 5965-63.

Dice Fernando Legón (“Letra de cambio y pagaré” p. 192) que la acción cambiaria, sea directa o de regreso, puede ejercitarse válidamente por el trámite de un juicio ejecutivo o por el de un juicio ordinario. Siguiéndose la vía ejecutiva, la limitación propia de la ejecución condicionará el dictado de una sentencia que no tendrá el carácter de cosa juzgada, y podra ser reveída en el trámite ordinario posterior.

El carácter cambiario o extracambiario de la acción se refiere al derecho sustantivo. En cambio, el carácter del juicio en el cual se podra en movimiento dicha acción representa una cuestión de orden procesal.

Ahora bien, el art. 51 Dec.Ley 5965-63 establece una solidaridad pasiva. En virtud de ella, el portador tiene derecho a accionar contra cualquiera de los obligados cambiarios, exigiendo el pago total de la suma indicada y sus accesorios.

La ley concede al portador de la letra el ius electionis. En virtud del mismo, tiene derecho a accionar contra todos los obligados individual o colectivamente, sin estar sujeto a observar el orden en que se obligaron. Tambien le concede el ius variandi que quiere decir que la acción intentada contra uno de los coobligados no impide accionar contra los demás, aunque fuesen posteriores a aquel contra el cual se ha procedido primero.

El artículo 51 impone la solidaridad a todos los que firman. Es decir quedan comprendidos como sujetos pasivos todos los firmantes del título.

Ante esta clara disposición normativa el actor ha demandado a los dos firmantes del documento, y éstos estan obligados a abonar la deuda más allá del carácter en que suscribieron el pagaré.

El Sr. Jorge Alejandro Suarez puede ser avalista o endosante y en ambas situaciones es garante de la obligación cambiaria, no siendo del caso discutir en este proceso en qué carácter lo hizo ya que resulta indistinto: lo único que interesa es que ha firmado el documento y se ha obligado hacia el legítimo portador del documento que acciona contra él.

4. A todo evento y sin que sea necesaria ésta aclaración, digo que, el art. 14 Dec. Ley 5965-63, expresamente dice que el endoso debe escribirse en la misma letra o en una hoja de papel debidamente unida a la letra (prolongación) y debe ser firmado por el endosante. Pero, y subrayo la segunda parte:puede el endosante omitir la designación del beneficiario o limitarse a poner su firma (endoso en blanco). En éste último caso el endoso sólo será válido si hubiese sido puesto al dorso de la letra o sobre su prolongación.

En el caso aquí tratado el demandado Jorge Suarez se limitó a poner su firma al dorso del pagaré, con lo cual cumplimentó todos los requisitos para ser considerado endosante del documento, siendo la caracteristica del mismo de haber sido “en blanco”.

A partir de allí y según lo establece el art. 16 Dec. Ley 5965-63: “El endosante es garante de la aceptación y del pago de la letra, salvo claúsula en c ontrario”, y aquí se le está reclamando el pago en esa condición de obligado cambiario.

Tambien debo resaltar que el art. 12 de la misma normativa en su última parte dispone: “El endoso puede hacerse, también, a favor del girado, haya o no aceptado la letra, del librador o de cualquier otro obligado. Todos ellos pueden endosar nuevamente la letra”.

También existe doctrina y jurisprudencia que establecen que resulta avalista quien no siendo beneficiario ha puesto su firma como primer endoso, pues nadie pone normalmente su firma en una letra sin tener la intención de asumir la obligación cambiaria y, además, si aparece en la cadena de endosos una firma extraña, resulta lógico atribuirle el valor de un aval, quedando sujeto a la presunción del art. 33 in fine del decreto 5965-63 o sea que debe entenderse como dado por el librador -suscriptor en el caso por tratarse de un pagaré” (Conf. “La firma extraña puesta al dorso de una letra o pagaré debe ser tenida por aval otorgado a favor del librador o suscriptor”, Kabas de Martorell, Elisa Martorell, Ernesto E; LA LEY 1989-A. 237, comentando el fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Sala “B”, 11-11-87, “Bogado Ana c/ Bustos A y Otro, idem:LA LEY 1990-C- 180, Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Sala “A”, 30-08-88; “Cooperativa Concred de Crédito y Vivienda Ltda c/ Yellati, Jorge y Otro)

5) Habida cuenta de todo lo expresado, los firmantes del documento deben responder solidariamente frente a la actora, más allá de la condición que pretenden adjudicarse, la cual podra ser discutida en el juicio ordinario posterior si es que se entabla.

Lo que no se puede pretender es que una persona se obligue cambiariamente y luego decir que esa firma no tiene virtualidad juridica para ello.

Las caracteristicas de los títulos cambiarios y del juicio ejecutivo no permiten admitir esa postura.

Por todo ello, la Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y Laboral de Venado Tuerto,

RESUELVE:

I. Desestimar el recurso de nulidad y rechazar el de apelación confirmando la sentencia recurrida.

II. Costas de alzada a la recurrente perdidosa.

III. Regular los honorarios de los profesionales actuantes en esta sede en el 50% de los que se establezcan para el trámite de primera instancia.

Insértese, hágase saber y bajen.

AUTOS. BUCCI ANA M. C. SUAREZ E. S. EJECUTIVO 360.05

Dr. Carlos Alberto Chasco

Dr. Juan Ignacio Prola

Dr. Héctor Matías López

Dra. Andrea Verrone

Secretaria Subrogante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s