ABANDONO DE TRABAJO: Ante la falta de intimación por parte del empleador y la entrega de certificados médicos por parte del trabajador, no se configura.

No se ha configurado la causal de abandono de trabajo que invoca la recurrente en virtud de que la intimación de reintegro a las tareas habituales que envió jamás llegó a la esfera de conocimiento de la trabajadora, por culpa exclusiva del accionar patronal, y la conducta de la actora, consistente en anoticiar permanentemente su estado de salud, mediante la entrega de certificados médicos refleja sin lugar a duda su intención de continuar vigente el contrato de trabajo que la unía a la demandada.

????????

Amuchastegui Carmen c/ Geriatrico Jardin del Centro y otros s/ cobro de credito laboral

Cámara de Apelaciones en lo Laboral de Rosario – Sala/Juzgado: III – Fecha: 20 de Marzo de 2013

Sumario:

1.-Corresponde rechazar los recursos de nulidad y apelación interpuestos por la demandada contra la resolución que la condenó a abonar a la trabajadora despedida la indemnización correspondiente en virtud de que no ha logrado acreditar la causal de abandono de trabajo invocada.

2.-Del análisis del memorial presentado por la quejosa, es de advertir la falta de cuestionamientos puntuales, concretos y fundados que tiendan a derrumbar las afirmaciones de la sentencia de grado, carente de idoneidad para ser considerada como tal, efectuando consideraciones meramente dogmáticas que solo constituyen una suerte de comentario irrelevante, que no se compadecen con el rigorismo de la autosuficiencia exigida por el art. 118 CPL.

3.-Ante la notificación de enfermedad cursada por la empleada, la empleadora optó por no utilizar la facultad legal de control médico.

4.-La falta de afiliación a una aseguradora de riesgos del trabajo, teniendo personal dependiente a cargo, más aún, el hecho de continuar sin contratar una ART, frente al infortunio accidente in itinere suscitado a la actora, quien no tuvo otra opción que solicitar atención médica a su obra social por incumplimientos obligacionales patronales, resulta indudable la actitud indebida y totalmente alejada de la buena fe que insólitamente pretende autoatribuirse la apelante.

5.-El abandono de trabajo se configura cuando el trabajador ausente, luego de haber sido constituido en mora e intimado por el plazo impuesto por las circunstancias del caso, no se reintegra a trabajar y su conducta pasiva no deja duda que su intención es abdicar a su puesto de trabajo.

Texto del Fallo:

En la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, a los 20 días de MARZO de dos mil trece, se reunieron en Acuerdo los señores vocales de la Sala Tercera de la Excma. Cámara de Apelación en lo Laboral, Dres. A. Ana Anzulovich, Ángel Félix Angelides y Eduardo E. Pastorino para resolver en autos caratulados “AMUCHASTEGUI CARMEN C/GERIATRICO JARDIN DEL CENTRO Y OTROS S/COBRO DE CREDITO LABORAL” Expte. N° 342 Año 2010, venidos en apelación y nulidad del Juzgado de Primera Instancia de Distrito en lo Laboral de la Primera Nominación de Rosario. Hecho el estudio de la causa se resolvió plantear las siguientes cuestiones:

1.-¿ES NULA LA SENTENCIA RECURRIDA?

2- ¿ES JUSTA LA RESOLUCIÓN APELADA?

3.-¿CUAL ES EL PRONUNCIAMIENTO A DICTAR?

Practicado el sorteo de ley resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: Dres. Pastorino, Anzulovich y Angelides.

1.- A la primera cuestión el Dr. Pastorino dijo: El recurso autónomo de nulidad opuesto por la demandada no ha sido fundado en esta instancia, razón por la cual, cabe desestimarlo.

Al interrogante planteado, voto por la negativa.

A igual cuestión la Dra. Anzulovich manifestó: Comparto los fundamentos expresados por el vocal que me precede, por lo cual voto en su mismo sentido.

A igual cuestión el Dr. Angelides dijo: Que habiendo tomado conocimiento de los autos y advirtiendo la existencia de dos votos totalmente coincidentes, que hacen sentencia válida, me abstengo de emitir opinión (art. 26 ley 10.160).

2.- A la segunda cuestión. el Dr. Pastorino dijo: La sentencia N° 585 del 4.08.2008 obrante a fs. 210/213, hace lugar parcialmente a la demanda, condenando a Instituto Integral de Geriatría S.A. y a Dora Elsa Wegelin a abonar a la actora Carmen Amuchastegui, dentro del término de cinco días, el importe que resulte de la planilla a practicarse conforme lo establecido en los considerandos. Impone las costas a la demandada.Difiere la regulación de honorarios para su oportunidad.

Contra la sentencia, la demandada interpone recurso de apelación parcial (fs. 214). Concedido el recurso y elevadas las actuaciones, a fs. 281/284, la apelante expresa los respectivos agravios, los que son debidamente contestados por la actora (fs. 287/288).

I.- AGRAVIOS.

Se agravia la demandada en cuanto la sentencia desestima la configuración del despido directo por abandono de trabajo.

Cuestiona la resolución de instancia anterior, a través de un único agravio donde manifiesta una mera disconformidad con “.el criterio de interpretación utilizado por el sentenciante.” (cfr. fs. 282vta. In fine). Refiere a la carga probatoria suscitada en la causa, donde -sostiene- la actora omitió acreditar sus afirmaciones, mientras que su parte -demandada- acompañó toda la documental (certificado médico, cartas documento, recibos de sueldo) acreditante de su postura y de su actuar siempre -dice- en buena fe. Agrega la confesión de la propia trabajadora, al absolver posiciones, donde afirma no haber notificado fehacientemente “por escrito” su cambio de domicilio y que recibió el despacho rescisorio por causal de abandono de trabajo que le enviara su empleadora.

II.- TRATAMIENTO.

II.1.- Al respecto he de señalar que resulta doctrina y jurisprudencia pacífica, que la expresión de agravios debe contener una crítica concreta, pormenorizada y razonada contra los argumentos del discurso jurídico del fallo apelado.

Del análisis del memorial presentado en esta sede por la quejosa, es de advertir la falta de cuestionamientos puntuales, concretos y fundados que tiendan a derrumbar las afirmaciones de la sentencia de grado, carente de idoneidad para ser considerada como tal, efectuando consideraciones meramente dogmáticas que solo constituyen una suerte de comentario irrelevante, que no se compadecen con el rigorismo de la autosuficiencia exigida por el art. 118 C.P.L.

Por lo expuesto, corresponde tener a la quejosa en conformidad con los considerandos contenidos en la sentencia venida en revisión, en cuanto a que:1) La demandada tenía pleno conocimiento del nuevo domicilio de la trabajadora al momento de la intimación de reintegro (el 8/05/2002, cfr. fs. 127/130), conforme surge de la copia de solicitud de atención médica a la ART Omega, consignada y rubricada por la parte empleadora (Mónica Alfaro, encargada del geriátrico); documentación ésta acompañada a la causa mediante informativa diligenciada por el Sanatorio Mapaci (cfr. fs. 92 y fs. 212).

2) La empleadora optó por no utilizar la facultad legal de control médico (art. 210 LCT) ante la toma de conocimiento del estado de salud de la trabajadora, al recibir el certificado médico del 16/04/2002. Pues, el considerar tal instrumento formalmente insuficiente, no excluye el haberse anoticiado de un supuesto padecimiento de la actora, el cual consintió implícitamente frente a su pasividad como contralor (cfr. fs. 212 in fine/vta.).

Sumado a ello, la falta de afiliación a una aseguradora de riesgos del trabajo, teniendo personal dependiente a cargo, más aún, el hecho de continuar sin contratar una ART, frente al infortunio accidente in itinere suscitado a la actora, quien -según resultó acreditado en autos a fs. 88/89 y 108/123- no tuvo otra opción que solicitar atención médica a su obra social por incumplimientos obligacionales patronales, resulta indudable la actitud indebida y totalmente alejada de la buena fe (art. 63(ref.leg801.63) LCT) que insólitamente pretende autoatribuirse la apelante.

Por lo expuesto hasta aquí queda por examinar si de las apreciaciones concluidas surge acreditada la causal de despido directo que se pretende. En tal sentido, cabe tener en cuenta que el abandono de trabajo se configura cuando el trabajador ausente, luego de haber sido constituido en mora e intimado por el plazo impuesto por las circunstancias del caso, no se reintegra a trabajar y su conducta pasiva no deja duda que su intención es abdicar a su puesto de trabajo.

En el caso, ninguno de los elementos tipificantes de esta modalidad extintiva han sido acreditados.Es que, conforme lo señalado precedentemente, la intimación de reintegro a sus tareas habituales que envió la empleadora jamás llegó a la esfera de conocimiento de la trabajadora -aclárase, por culpa exclusiva del accionar patronal conforme lo antedicho-; y la conducta de la actora, consistente en anoticiar permanentemente su estado de salud -el cual era de efectivo conocimiento de la patronal-, mediante la entrega de certificados médicos, más allá de sus irregularidades -reitero- atento la falta de control médico, refleja sin lugar a duda su intención de continuar vigente el contrato de trabajo que la unía a la demandada.

Entonces, afirmo, una vez más, que no se compadece la actitud de la empleadora con el debido respeto que merece el principio sentado en el art. 10 de la L.C.T. y mucho menos puede considerarse procedente la causal rescisoria de abandono de trabajo invocada.

Concluyo en que he de rechazar el agravio.

Al interrogante planteado, voto por la afirmativa.

A la misma cuestión la Dra. Anzulovich dijo: Coincido con las razones manifestadas por el Dr. Pastorino por lo cual voto en similar sentido.

A igual cuestión el Dr. Angelides dijo: Por análogas razones a las expresadas respecto de la primera cuestión, me abstengo de votar.

3.- A la tercera cuestión: el Dr. Pastorino dijo: Corresponde: Rechazar los recursos de nulidad y apelación interpuestos por la demandada, con costas (art. 101 CPL). Confirmar la sentencia impugnada, en cuanto fue materia de recursos y agravios. Los honorarios de la alzada se fijan en el 50% de los que se regulen en primera instancia.

A idéntica cuestión la Dra. Anzulovich dijo: Adhiero a la decisión propuesta por el Dr. Pastorino, por lo cual voto en igual sentido.

A igual cuestión el Dr. Angelides dijo: Que como dijera precedentemente y de conformidad al art. 26 de la ley 10.160, me abstengo de emitir opinión.

Practicada la votación pertinente, la Sala Tercera Integrada de la Excma. Cámara de Apelación en lo Laboral;

RESUELVE: Rechazar los recursos de nulidad y apelación interpuestos por la demandada, con costas (art. 101 CPL). Confirmar la sentencia impugnada, en cuanto fue materia de recursos y agravios. Los honorarios de la alzada se fijan en el 50% de los que se regulen en primera instancia. Insértese, hágase saber y oportunamente, bajen (Autos: “AMUCHASTEGUI CARMEN C/GERIATRICO JARDIN DEL CENTRO Y OTROS S/COBRO DE CREDITO LABORAL” Expte. N°342 Año 2010).-

FDO: PASTORINO – ANZULOVICH – ANGELIDES (art. 26 ley 10.160) – CESARIN-Secretaria-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s