Beneficio patrimonial indebido obtenido en la venta de una prótesis

ESTAFA. Procesamiento de un cirujano y del presidente de una ortopedia. Beneficio patrimonial indebido obtenido en la venta de una prótesis. Apeló la defensa la resolución que decretó el procesamiento de un cirujano y el presidente de una ortopedia en orden al delito de estafa. La Cámara confirma el fallo recurrido.

1. Debe procesarse a los imputados en orden al delito de estafa, en tanto se habrían valido de sus ocupaciones como cirujano y presidente de una ortopedia para concretar una maniobra tendiente a obtener un beneficio patrimonial indebido, al interponer a esta última innecesariamente en el proceso de adquisición de una prótesis por parte de un paciente con el objeto de facturar una suma superior a la entregada al médico por la importadora que la proveyó.

CNCrim. y Correc., sala IV, 2011/12/23. – Yaffe, Diego Andrés y otro s/estafa.

2ª Instancia.— Buenos Aires, diciembre 23 de 2011.

Considerando: A criterio del tribunal el cuadro probatorio reunido en la encuesta ha logrado acreditar la maniobra defraudatoria que habrían desarrollado como coautores el médico cirujano Guillermo Martín Dratewka y el presidente de la firma “Thausen Medical SA”, Diego Andrés Yaffe, que perjudicó patrimonialmente a la empresa “DHL Express SA”.

No está cuestionado en la causa que Franco Martín Servidio debió ser intervenido quirúrgicamente en el Sanatorio Colegiales en dos oportunidades por el Dr. Dratewka en razón de haber sufrido una fractura de húmero en su brazo izquierdo ni que en la segunda de esas operaciones le fueron colocadas tres placas ortopédicas, una de origen nacional —proveída por la obra social “OSECAC”— y dos importadas, que fueron adquiridas por “DHL” a “Thausen”.

Ahora bien, respecto de la compra de estas últimas, el modo en que se llevó a cabo la operatoria a nivel de facturación comercial sumado al testimonio de la apoderada de “Synthes SA”, que declaró no conocer a la empresa “Thausen” y haber vendido las placas en forma directa a Dratewka, a la vez que señaló que también lo hacía a particulares (fs. 234/235 y 266/vta.), revelan el engaño en que habría caído Juan Carlos Servidio respecto del valor por el cual podía adquirir las prótesis y a quien debía comprárselas. Es que el cotejo de la factura entregada por la empresa que preside Yaffe a “DHL” por la suma $41.140 (fs. 128/133vta.), con la confeccionada por la importadora “Synthes” a nombre del médico Dratewka por el monto de $ 14.499,99 (fs. 299), da cuenta de que la intermediación de “Thausen” en la operatoria resultó, si no ficticia, al menos innecesaria, y en ese contexto la diferencia económica verificada en modo alguno puede ser justificada como ganancia comercial.

No puede dejar de ponderarse que la actuación en conjunto de los imputados, quienes se valieron de sus ocupaciones como médico cirujano por un lado, y presidente de una ortopedia por el otro, fue la que posibilitó la concreción de la maniobra y la obtención del beneficio patrimonial indebido.

Véase que, en el marco de la premura que imponía la realización de una segunda intervención a Servidio, Dratewka solicitó a la familia las placas en cuestión como el material necesario para lograr un resultado exitoso en la operación y, en tanto no eran provistas por la obra social, sugirió su adquisición a “Thausen”, lo que motivó a Juan Carlos Servidio a gestionar su compra en esa firma a través de la empleadora de su hijo, “DHL”. De otra parte, debe descartarse el agravio de la defensa en cuanto alegó que la circunstancia de que el perjuicio económico hubiera sido sufrido por “DHL” y no por la familia Servidio obsta a la configuración del delito de estafa.

Es que la estructura típica de esa figura penal admite que las calidades de víctima del fraude —sujeto que padece el error causado por el ardid o engaño del autor— y de ofendido por la defraudación —persona perjudicada en su propiedad— recaigan en una misma persona o en sujetos distintos. Esto es lo que se ha dado en llamar “estafa triangulada” (Romero Villanueva, Horacio J.: Código Penal de la Nación y Legislación Complementaria. Abeledo Perrot, 3ra. edición, Bs. As. 2008, p. 717).

Tampoco puede darse andamiento a la explicación que intentó el Dr. Anzoátegui acerca de que la diferencia de montos entre las facturas aportadas a la causa obedecería a que una respalda la adquisición de un set de placas, mientras que la otra solo de las dos efectivamente utilizadas, y a que el material remanente pertenecería al paciente.

Es que no sólo esa hipótesis no fue introducida por los imputados en sus indagatorias —y recién lo hizo la defensa de uno de ellos al interponer recurso de apelación (fs. 334/336vta.)—, sino que carece de respaldo en las constancias de la causa (fs. 285/287 y 295/297).

En efecto, desbarata la crítica realizada lo manifestado por la apoderada de “Synthes”, quien señaló que el material se entregó en el sanatorio sin intermediación de “Thausen”, se retiró lo no usado y solo se facturó al médico el utilizado (fs. 129 y 234/235). De tal modo, queda claro que las únicas piezas por las cuales se abonó fueron las placas efectivamente colocadas a Servidio.

Por lo demás, la versión introducida por la defensa de Dratewka se enfrenta a los dichos de Yaffe, quien al declarar en los términos del artículo 294 del código adjetivo alegó que la diferencia económica verificada entre ambas facturas representaba su ganancia.

Incluso dijo que a ello debían efectuársele las pertinentes deducciones impositivas, lo que reducía considerablemente la diferencia (fs. 295/297). En definitiva, las razones hasta aquí brindadas imponen la homologación del auto recurrido y el avance a la próxima etapa del proceso, donde las cuestiones ventiladas encontrarán el marco de discusión adecuado gracias a las características de inmediatez y contradicción propias del debate.

Por ello, el tribunal resuelve: Confirmar los puntos I y IV de fs. 316/327 en cuanto dispuso los procesamientos de Guillermo Martín Dratewka y de Diego Andrés Yaffe por ser considerados prima facie coautores penalmente responsables del delito de estafa (artículo 172 del CP).

Devuélvase y practíquese en el juzgado de origen las restantes notificaciones a las partes. Sirva lo proveído de muy atenta nota de envío. Se hace constar que el Dr. Julio Marcelo Lucini, quien integra este tribunal por resolución del Acuerdo General de esta Cámara del 17 de diciembre de 2010 (expediente 19.546/2010).— Alberto Seijas.— Carlos A. González.— Julio M. Lucini

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s